La Fête de la Charge

‘La fiesta de la carga’. Un evento cuyo objetivo consiste en pasar un buen rato con frikis de las bicis, en este caso para presentar diferentes sistemas de Cargo-Bikes (bicis de carga). La meta, subir el mayor número de botellines de cerveza. La excusa perfecta para beber.

No podía haber otro lugar mejor para desarrolla la prueba ‘Rue du Mystère’ (calle del misterio), y no solo por el nombre cuanto menos original, sino porque se trata de una calle de 275m al 12%, con los últimos 200m en torno al 13-14% con una máxima de 16%.

Así que cuando decía ‘subir’, era por algo.

Tras probar con un par de bicis de carga. Una de diseño peculiar, y la mítica Bullitt… me decido a usar mi propia bici. En principio con alforjas y messenger-bag, aunque al final me ceden un carro.

IMG_6724_1

Lista la Triban para la prueba de carga!

IMG_6728_1

Y como no, de uso público… que es una fiesta!

15376_10201007682447268_1497948937_n

1014311_10201007680367216_1289852201_n

1174580_10201007680847228_1766373232_n

1375086_558268694238146_1655577096_n

IMG_6731_1

Con dos cajas está chupado! Mi próximo intento será con 4.

1233965_10201007681967256_1265157965_n

Aunque primero la gente, lo quería intentar con 3.
Los que no están acostumbrados a subir muros, lo tienen complicado, ya que la bici se ponía de manos con cierta facilidad.

1238214_558274690904213_825650546_n

Con 4 cajas me costó, pero todavía era posible cargar más el carro.

De mientras con la Bullitt lo intentaban con 5 cajas!! Con una Bullit tiene mucho mérito.

1376403_558276514237364_1048084637_n

Creo que en la parte dura no pudo, no lo se. Preparado para salir con 5 cajas.

601541_558277297570619_1757422542_n

1239992_558277140903968_1587778445_n

 Cuando iba a subir, me dicen que era mi último intento puesto que se hacía tarde, y sólo quedaba una caja de cervezas más, así que no lo dudé mucho. Sabía que con 5 si subía… así que allá fui con 6 cajas de cerveza! 144 botellines, unos 90 kg en cerveza (más los 10 o 12 del carrito y los 12 de la bici).

Con las cajas bien colocadas, y con tracción en la rueda trasera, se podía subir relativamente bien. La dificultad residía en el movimiento de la cerveza en el interior de los botellines. La clave mantener una velocidad constante y acompasada con dicho movimiento, que en lo más duro de la rampa tiraba para atrás. Fui bien hasta casi arriba que con una alcantarilla al intentar esquivarla, no podía girar, y con cuando me patino la rueda perdí el empuje, y las cervezas me empujaron para atrás “calándome” en el punto muerto. Recuperado y con la ayuda de un par de personas para que no me fuese para abajo… retomé la bici y recuperé los últimos metros. Parecía complicado salir de parado, pero no (ya que al estar quieta aún la cerveza no había el problema de tirón hacia atrás).

Otra prueba friki en mi haber! 😀

Impresionante, como y que se puede transportar con una bici!!

Anuncios