Empaquetar la bici

Un problema de los que viajamos, es empaquetar la bici!
Se viaje en avión, autobús o tren*, será necesario empaquetarla o envolverla.

Se puede optar por una maleta para bicis, pero son muy caras y no siempre son una opción.

Como si piensas viajar de un lugar a otro, por lo que es necesario utilizar otra serie de embalaje;

Si el viaje es de ida (avión), lo tendremos algo más fácil. Puesto que podremos hacernos con una caja de cartón, en alguna tienda de bicis y preparalo con mimo para el viaje. Para ello, será necesario quitar pedales, soltar y girar el manillar, quitar la rueda delantera (atándola al cuadro), y si se quiere, meter rigidizadores de foliespan  en las esquinas. Y mucha cinta de embalar, para cerrar todo bien.

 Aquí en el aeropuerto de Loiu (Bilbao), preparado para viajar a Milán. Julio 2012

En este “pack”, se puede aprovechar para meter equipaje. En mi caso una de las alforjas con la comida y herramientas,  la tienda, el casco, las zapatillas, bidones, botella “extra”, y algo de comida para la llegada y el primer día. En total 30 kg de caja. Nada fácil de mover.

Por si tenéis alguna duda, un vídeo de youtube bastante práctico, de como hacer un poco todo.

Si el viaje es en tren, o autobús, se puede prescindir de la caja (ya que es un buen armatoste. Y cuesta moverla uno solo (más si hemos aprovechado el interior de la misma para meter equipaje extra, para amortizar la facturación de la caja, hasta 32 kg, suele ser). Así con unas bolsas grandes de basura, de trajes, las bolsas de cubrir bicicletas para que no se empolven… o incluso y no lo descartéis rollo de papel film!

Con bolsas y cinta de carrocero o americana el apaño queda poco compacto, aunque suelen admitirlo en los autobuses.

Con el papel film (o si es en un aeropuerto el de envover maletas!), queda muy compacto, y se rigidiza bastante el conjunto. Se parecía que es una bici, claro. Pero como embalaje, aunque bastante frágil, puede ser una opción. Es barato, sencillo, y ligero, y se pude llevar hasta el tren, autobús o avión y embalará allí mismo. Algo muy importante viajando con alforjas! Ya que generalmente se viaja fusto con lo puesto, así que uno mismo sería imposible transportar equipaje y bici por separado.


En el tren Niza-Hendaya, donde no me dejaron facturar la bici como “bici”, y me dijeron que la metiese como equipaje. Al final viajó sola, pero necesité “empaquetarla”, para que pareciese una maleta…
De lo malo, malo. Me ahorre facturarla. :-/. Aunque hubiese preferido.

Notas: Es conveniente quitar el cierre de la rueda delantera, ya que sobresale un poco más que el resto y evita que perfore el cartón, o el papelfilm. Si podéis fijar la horquilla, para evitar que se doble en algún golpe, con un tubo y con propio cierre (y así no lo perdéis! Jeje. Otra opción es apoyarla en foliespan, o un taco de madera, o plástico de la medida.

Nota 2: en el extranjero, para viajar en tren, normalmente no es necesario hacer nada. Como mucho quitarle las alforjas, para subirla y bajar del tren. Suelen tener un coche de equipajes especiales. Y van facturadas (el caso de austria, por ejemplo).
En Alemania, pasa como en españa, tocará coger regionales. Pero siempre suele haber alguna opción semi directa al día, que permite cubrir el viaje en regionales. Aunque con trasbordos. Sino empaquetarla toca.

En general en centro europa el tren es bastante caro.
En autobus, muchas veces “cuela” sin necesidad de nada, pero nunca se sabe.

Anuncios