Viaje por Europa – 2011

En resumen… 3300 kms y unos 40.000 metros de desnivel.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Empecé en Charleroi, el 25 de mayo, sobre las 22.30 tras un traslado a Santander. Tras algo más de una hora para conseguir empaquetar la bici teniendo que desmontar rueda delantera, pedales, manillar y potencia.

En el avión descubro que Brusseles Sud (Charleroi), no es Bruselas! Si no que se encuentra como a 60 kms al sur del mismo.

Bueno, primera noche en el aeropuerto junto con otros cuantos que allí hacian noche por que su vuelo salía pronto. A las 4 de la mañana los seguratas nos despiertan puesto que a y media abren las puertas de embarque y la gente comienza a llegar en masa!

Así que me pongo a desayunar y desembalar-montar la bici! Antes de las 6 ya es de día y estoy listo, para partir.

Tras pasar por Waterloo y unos 60 kms por “vía segregada” (una especie de arcén que a ratos era carril bici, a ratos acera y se encontraba en variables condiciones), llego a las proximidades de Bruselas y me encuentro con que hay un camino de tierra, paralelo a la carretera y a mi carril que va por el interior del bosque. Al tercer desvío posible, allí que me voy!

En su interior, aparecen indicaciones, caminos para caballos, para bicis y para caminantes!. Algunos compartidos, otros exclusivos.

Un sendero en buenas condiciones, entre la autopista, que en algún momento se llega a ver, y la nacional me llevará a un parque ya en el centro de Bruselas, y lo mejor de todo, con una tranquilidad, paz y quietud solo interrumpida por el piar de los pájaros!

Una gozada. Esto me esta gustando!

Tras atravesar el parque vuelvo a la realidad, ya por terreno urbano. Doy unas cuantas vueltas por Bruselas, por sus calles empedradas… mi horientación no es tan buena como pensaba. No estoy perdido, pero no me acabo de situar en la ciudad que es algo caótica.

Veo la catedral, un par de iglesias ortodoxas… una estación de tren… y no acabo de ver al famoso niño meón, ni la plaza famosa. Tras 10 kms dando vueltas, me aburro del empedrado y de las indicaciones de la gente y continuo viaje hacia el Atomiun, hacia Gante.

No sin dar varias vueltas, ni acabar de coger “la buena dirección”, paso por al lado del Atomium, pero no es buena la direción que llevo, muy para el norte, y cambio el rumbo hacia Aalst, pasando por pueblos con encanto, como este!

Ah, os presento a mi mascota que me acompañará para que no se me haga tan solitario el viaje! (mono el muñecajo, eh?? )

Aalst, es una ciudad, que no la contemplaba, pero que me sorprendió mucho! Me pareció muy chula. Con iglesias, plazas… parecía de cuento.

De aquí a Gant, sigo por carretera y comienzo a ver las indicaciones de las “rutas verdes”. De momento, no he conseguido encontrar la LF5, que sé que pasa por aquí.
Continuo por la nacional, que dispone de arcén ciclable en la mayoría de los tramos.

Primer molino.

Sin darme cuenta llego a Gant! Y casi a la vez, me encuentro con las indicaciones de la LF5, por la que continuaré el resto de jornada.

Gant, entro por un canal. Parece una ciudad sin más… hasta que me encuentro con una muy chula iglesia (pensaba que era la catedral pero no. Esta todavía estaba por llegar), y de ahí al centro siguiendo la LF5, hasta que me desvío para dar una vuelta por el centro.

Una ciudad muuuuy guapa! Bien conservada, con casco histórico y sin abusar del turistiqueo.

En Gant, me caen las primeras gotas, y la primera tormenta de verano!
Son las 16.30 y me planteo hacer noche aquí… pero mirando mapas, Brujas está cerca a unos 40 kms y quedando día, prefiero continuar. En 15 min pasa la tormenta. Y tras dar una vuelta para volver donde había dejado los carteles de la LF5, continuo a través de ellos.
Hay un tramo que te meten por callejones estrechos, por debajo de algún puente. Muy entretenido y por rincones “escondidos”.

Siguiendo un canal se sale de la ciudad sin casi darte cuenta. Por este canal continuaré hasta llegar a Brujas (hay algún tramo que te mete a través de prados y zigzagea un poco a través de estos, pero se hace entretenido).

Luego, carretera exclusiva para bicis por las antiguas sirgas. Aún queda algún tramo de tierra.

En Brujas la ruta rodea la ciudad. Yo me desvío para ver el casco histórico y buscar algún sitio para pasar la noche. Busco un hostal, ya que el día está revuelto.


Tras dar unas vueltas me voy al Hi-hostel (que encuentro gracias al GPS del movil).
15,6€ por pasar la noche y desayunar. Está como a 3 kms del centro pero en bici no es problema.

Al de poco comienza a llover, y lo hará toda la noche y parte de la mañana por lo que mi entusiasmo de seguir ruta y ver las compuertas de contención de holanda se me apagan un poco. Hablando con el de la recepción (al que ya le pregunté por el tiempo la noche anterior), me dice que no, que hoy ya no va a llover mucho más. Que la predicción era de seco a partir del mediodía.
Preparo todo y salgo para las 10. Busco una tienda para re-hinchar las ruedas y meter más presión.

Saliendo de Brujas, continuo por canales, mucho más pequeños, pasando por el pueblo de Damme, con mucho encanto también.

Aquí se coge un canal más grande, rodeado de chopos, que me llevarán hasta Holanda sin percatarme del paso de frontera. llego a Sluis, primer pueblo holandés, donde me reciben unas ocas. A la salida del mismo la ruta hace una especie de bucle, me da la sensación de ir perdido, pero continuo por este y por más tramos de tierra. Se hace divertido rodar por estos caminillos. Y desde luego que se agradecen.

A partir de aquí, sigo rumbo al norte con viento de costado y de cara por carreteras pequeñas, en su mayoría en alto, por encima de los sembrados y viendo una especie de colina siempre a mi izquierda (supongo que detrás de eso estará el mar). Perdí la LF1, que es la ruta que estoy siguiendo ahora. Se que va por la costa, y cuando pase por el ferry me uniré a ella de nuevo, pero tengo ganas de ver el mar y no me importa que me de más aire o hacer algún kilómetro más.

El carril de la costa panorámico, merece la pena. Una carretera solo para bicis por medio de las dunas!

El próximo destino ya se ve, al otro lado de la lengua de mar…

…Aunque todavía quedan unos cuantos kilómetros.

El paso en el ferry 3,8€
Muy comodo con la bici. Sigo a otros que llevan bicis… Se ata en la bodega con un cabo! jejeje. Curioso.

En 20 min, estoy en el otro lado y me percato por primera vez del “problema” holandés.
El puerto está con exclusas!! Y claro, la cota “interior” por debajo de la del mar.

Un faro visitable (y gratis), de 1870 o por ahí, recostruido tras la guerra.
5 pisos nada menos! está en funcionamiento, y puedes ver como se orienta, como se mueven los mecanismos por dentro… y subir por las escalinatas de madera!

La carretera continua por las dunas que en su mayor parte son artificiales!

… y por bosquecillos….

Tras tomar un pequeño atajo. La primera hilera de esclusas!

Mola!

Es impresionante la fuerza con la que sale el agua!

Tras un tramo “de isla”, otro de esclusas.
Esta vez casi 3 kms.

y un pequeño tramo más.

Aquí me encuentro con un francés (“gai” es su nombre).

Yo iba más rápido pero el tenía mejores mapas y en los cruces no paraba. Iba “directo”.
Así que continué con él. Iba a Cabo Norte.
Me preguntó a ver hasta donde iba a ir ese día, y si quería acampar con el… “acampada libre”, y yo… sí!! encantado. Jejeje.
Me dijo que en la guía la aparecía un “refugio” y “cobertizo”, y que el quería ir allí. Por mi bien.
El iba con una simple lona, para construirse un refugio improvisado.
Iba muy quemado de que la ruta LF1 le llevase de turistiqueo, por los pueblos y ciudades, y que no fuese la ruta “ciclable” más recta.
Y es que eran mejores las rutas “entrepueblos” (en rojo), ya que eran paralelas a la carretera, por caminos entre huertas y cultivos, que penalizaban algo (pero no siempre), y desde luego eran la opción más corta, frente a la ruta LF1 que te llevaba a través de dunas, pueblos, bosques… Más bonita pero mucho más larga. Lo peor, que son más kilómetros que sobre el libro de ruta!

Bueno, no encontramos el refugio que acabamos por interpretarlo como un camping (a los que el francés no estaba dispuesto a ir), y por mi tampoco.


Así que, tras dar varias vueltas, acabamos por plantarnos en una pseudo-campa cultivo.

Ducha con agua mineralizada… :-/.
Que noche más tranquila.

Al día siguiente madrugamos un poco. Que pronto amanece! A las 6 ya es de día!
Compartimos unos 40 kms de ruta.
Pasamos el último tramo de compuertas estas son algo diferentes, parecen más modernas.

Y tras pasar un punte, ya en el europuerto…

…nos despedimos. El continua para el norte, yo, para Rotterdam, por la LF12, aunque en este caso ya era practicamente “intercity” (señalizaciones rojas).

Tras cruzar todo el europuerto (que es inmenso, con aerogeneradores, vías de tren, la autopista… ), llego una especie de muelle en donde pensaba que la ruta me llevaría a un ferry, pero oh mi sorpresa cuando entro en la caseta… y hay unas escaleras mecánicas!!
Yo, todo mosca, le pregunto al segurata… y me dice que sí, que baje con la bici por las escaleras!

Con cuidado me acerco, a ver como lo hago!
Los escalones son de madera, y las ranuras más anchas para que encajen las ruedas!
Bajando, que dura un buen trecho, me cruzo con un montón de ciclistas que subían. jeje
Se me hace super extraño.
Tras cicletear por el tunel, bajo el mar o ría… ya estoy en rotterdam city.

La verdad es que no me gustó mucho. Tiene edificios espectaculares (inclinados, con voladizos, con lineas curvas… ), puentes muy chulo. Pero le falta un casco histórico, o algo “distintivo”… (quizá tampoco lo supe encontrar), pero estuve dando vueltas buscando información y turismo, y me aburrí de ir de un “vvv” al otro en el centro de la ciudad sin lograr encontrar ninguno de los dos (y estaba en la misma manzana!! No se como coño lo indican… pero estan muy mal indicados)).

Tras rutear un poco por la ciudad, continuo para el norte, por otra de las rutas que me llevará hasta Ámsterdam, la LF2.

Tras callejear un poco, enseguida sale (como no) a un canal, por el que continuaré serpenteando hasta salir a una zona más rural, con puentes de madera, casitas aisladas y finalmente campas.
Lo sorprendente es que el canal, va por la cresta de la colina (por decir algo), y como a 10 metros y 2 por debajo, por ambos lados hay otro de pequeñas dimensiones… más allá, las campas se estienden… muchos metros por debajo del canal!!!

Una foto, aunque no se aprecie que mi camino está ya por debajo del nivel del canal…

Pero… si yo vengo del mar!! :O.

Me encuentro con unos ciclistas… y tras hablar un poco, les pregunto a ver a que altura está el canal por el que vamos… la respuesta me acojona!!! 6 metros por debajo del nivel del mar! y claro, el resto, muuucho más*

Me asombro, y me dicen con gracia que por algo es el país más bajo del mundo! que casi todo el se encuentra por debajo del nivel del mar.*

Yo no sabía que tanto!

—————————————————————————————-
Mirando en internet, descubro que el canal por el que iba está a cota aproximadamente 0, y que aquella zona que veía “tan por debajo”, es la zona más baja de holanda, a -6,70 metros.

En el Norte y Oeste hay muchas regiones situadas a nivel más bajo que el nivel del mar; en total más de una cuarta parte el país está en esta situación. El punto más bajo está a 6,70 metros bajo el nivel del mar y esta en un pólder (terreno ganado al mar, desecado y dedicado a la agricultura) cerca del Rotterdam.

__________________________________________________________________________________________

Continuo, por Gouda y por más canales de diferentes tamaños. Navegables, de regadío…
Todos con exclusas, todos con relativo encanto.

A las 17h llego a Ámsterdam a través de un bosque que se convierte en parque. Atravesando la ciudad universitaria y calles varias me encuentro con los primeros canales del centro de la ciudad.

 

Continuando recto, llego a la Estación Central.

Voy en busca del hostel… que resultan estar a tope, como los otros tres de JH.
Les pregunto por “otros”… y me dan una lista, tachándome los que ya saben que también están llenos. Es sábado! claro.

Me voy al barrio rojo, doy una vuelta por la ciudad. Me conecto a internet y voy preguntando en los albergues y hoteles mientras llueve sobre la bulliciosa ciudad.

 

Todos hiper-caros, 45€ la noche, en litera, habitación compartida (o 35€ y me obligan a pasar dos noches en el mismo lugar).

Me planteo pasar la noche junto a los del 15M, que estaban plantados en una plaza, cerca de la estación central. Aunque antes quería ver la ciudad. Cuando vuelvo hacia las 19.30, ya no había nadie. ¿La lluvia? ¿La hora?
Voy a información y turismo y pregunto por campings cerca de la ciudad, me indican unos cuantos, me decido por uno que me pilla de camino a Naardem. Pero esta lejos, por lo que ya no volveré sobre mis pasos. Una vuelta más entre calles y con ayuda del GPS me oriento en la caótica ciudad, donde con la lluvia se vuelve más compleja la orientación.

Tras 5 kms y pasar un puente enorme a las afueras de la ciudad, encuentro el camping. Mucha gente, mucha actividad. La recepción cerrada y abre a las 9.00!
Entro, hay una campa en cuesta, junto al mar, con un montón de tiendas desperdigadas.

Allí me planto.

Descubro algo que ya me temía y que me había dado la sensación… puesto que se bamboleaba mucho la alforja.
La parrilla rota.

Ya tenía una grieta en uno de los lados, que “reforcé” con una brida y una lapicero (dándole vueltas). Cuando eché mano de las alforjas… estaban ambos lados rotos! Y solo se sostenía por el ángulo de rotura, que pillaba a favor, por lo que el peso y la rigidez de la ortlieb, autosostenían todo junto con la tracción que hacía la brida.

Creo que tuve suerte de que no se me cayesen. No quiero imaginar lo que hubiese pasado.

Ducha por 1€ (eso me gusta… camping gratis y pagar 1€ por 10 min de agua calentita).

A la mañana siguiente a las 8.00 ya estoy con todo listo (y reconfigurado en la “nueva” parrilla, ahora algo más corta y un poco más inestable. Aunque es domingo así que deberé de aguantar con ella por lo menos un día más!.

Amanece nublado pero el suelo prácticamente seco.
Sigo por la costa rumbo a Naarden (cuando miré por google maps la ruta, impresionaba el pueblo de Naarden con su doble fotaleza en forma de estrella).
Bordeando la costa, también por encima de diques, paso por Muiden, con un fantástico castillo (aunque quedaba una hora para que abriesen sus puertas).

Naarden no es muy fotogénico, pese a que sea un pueblo muy volcado a la fotografía!

De Naarden voy al sur rumbo Utrecht, pasando por una carretera entre dos lagos. La N403, se hace extraño rodar por allí.
Al acabar ese tramo de carretera “entre las aguas”, encontré un fuerte que resultaba ser un camping! Si alguien pasa por allí… se lo recomiendo. Entre a echar un vistazo, y desde luego que original era! Eso sí, es para tiendas de campaña solo, y bastante pequeñito. Pero molaba un huevo!

Llegando a Utrecht, casonas y palacetes a lo largo del canal, mucho lujo. Barcos, casas, coches…

Ya en Utrecht, algún molino y barcazas con prostitutas en la ventana, me dan la bienvenida.

En Utrecht, tras dar un voltio, paso por el casco antiguo, y por su impresionante torre de la catedral (separada de la iglesia en sí, que fue destruida parcialmente durante la Guerra).

La iglesia la cierran en cuanto llego pero el tío me deja entrar a dar un vistazo. Como y vuelvo a ver el claustro.

La salida de Utrecht, ya dirección a Arhem-Duseldorf por una serie continuada de bosques y prados, con algún que otro tramo de tierra.

Así da gusto rodar.

Tras unos kiometros junto a la nacional, me meto por un camino que se adentra en el bosque. Ya es zona montañosa, se acaba el llano y se vuelve más entretenido todo.
Hago unos kilómetros por un Fietspad (sendero ciclable), mayormente asfaltado (como de unos 60/80 cms de anchura), que bonita sensación de estar “perdido” en medio del bosque.

Acabo saliendo a Veenendal y de ahí a Rhenen para seguir ya por el río a Arhen (en donde pensaba pasar la noche), pero no me llamó mucho la atención por lo que seguí ruta).

Aprovecho para cambiar de orilla (recomendación de un ciclista urbano), y efectivamente por allí transitaba la euroruta del rhin, el camino de santiago, y alguna que otra ruta local (no hice foto a las señales pero estaban graciosas).

Eso sí la ruta debe tener comisión con los barqueros puesto que no hace más que cambiar de orilla. Yo me mantengo por esta, hasta que ya llegando al Rhin, paso en una barcaza a la otra orilla.

Antes cerca de Doomenborg, me encuentro un castillo.

Cruzo el rhein (bueno un afluente o bifurcación, es algo raro que me confunde un poco), 90cts.

Y nuevamente continuo por los diques hasta que se me hace de noche (ya cerca de Rees), sin encontrar ningún camping, y ya en territorio alemán, acampo en medio de un prado a orillas del rhein. Hoy, 248 kms. Muchas horas de bici… y un atardecer genial.

Continuo por los diques que te permiten disfrutar de las vistas del rhein, los barcos… y en general una vista elevada de todo.

En Wessel tomo un atajo por otro carril bici que va por el interior de uno de los meandros que hace el río.

A partir de aquí, Duisburg y Duseldorf. Tramo muy urbanizado. Me encuentro con otra ruta (de interés industrial o algo así).
Un poco aburrido y mucha carretera urbana. Casas viejas, muchos musulmanes, aspecto viejo y desgarbado… no pensaría que estoy en alemania.

Duseldorf, mucho más chic y de mejor aspecto. Otra ciudad muy cosmopolita y moderna, con una torre enorme, edificios modernos y alguna que otra iglesia junto al museo de arte moderno…

Salgo de la ciudad pasando un enorme puente atirantado y me cuesta retomar la ruta del rhine (quizá vaya por la otra orilla), continuo por las señales que hay dirección Köln.

Finalmente retomo la orilla del rhine y el eurovelo.
Hasta que ya en las proximidades de Colognia, me encuentro con las agujas de la catedral!

En la imagen no se aprecia la lejanía de las mismas, pero os aseguro que hay más de 3 kms!

La catedral es impresionante. Me encanta.

Como voy muy bien de ruta, y el día anterior apreté de más. Son las 17 pero creo que es hora de descansar un poco y tomarme media tarde de relax. Hace bochorno más de 30ºC y paso de poner la tienda con esta caló.

Busco el Hi-Hostel, que se encuentra impoluto a escasos 300 metros de la catedral. 17€ sin desayuno, pero con wifi.

Una vuelta por la ciudad, visita a la catedral (y ya está cerrada la subida a la aguja! ), antes hice la compra. Lo menciono porque entré en un supermercado chino… que flipe!! Todo en chino, con productos extraños e inusuales.

Al final de la noche alguna gota suelta, amenaza da tormenta… Acabó lloviendo. Como lo haría el día siguiente.

Me levanto con ánimo pese a la lluvia. Parece que a ratos no llueve tanto pero no es verdad.

Visito el puente de hierro que ayer lo pasé tres veces por debajo, pero no subí a ver míticos candados.

Hoy será un día duro. Pisando charcos por el carril bici junto al Rhein… veo llover, siento llover, noto la lluvia. 36-40 kms bajo la lluvia que no cesa. Llego a Boon.

No está como para hacer mucho turismo. Quizá tampoco como para continuar mucho más allá.

Visita de la catedral, que es “pequeña” en comparación con la de Koln.

Por la mañana y tras ver un mapa en el hostel, me planteo que quizá merezca la pena seguir por el rhein hasta koblenza y continuar por el Mosel hasta Luxemburgo. No tengo “suficientes” mapas (resolución 1 cm 7 kms), como para aventurarme a hacer liege-bastogne… y con la lluvia paso de tirar de gps o de mapa. Esto junto con la parrilla en mal estado y el pavé… me acaba de decidir a continuar hasta Koblenz.

Ya llueve algo menos. Casi se compensa lo que sudo con lo que llueve.

El Mosel algo más pequeño, más tranquilo y ya sin diques, encajonado entre colinas mucho más boscosas, con viñedos y cisnes.

Niederfell

Más pueblos con iglesias, castillitos…

 

Hasta que llego a Cochem (en donde hay otro Hi-Hostel, en donde me alojaré una noche más).
Es pronto, y aprovecho que en una tienda de bicis me han recomendado que fuese a la de este pueblo para cambiar la parrilla.

El estado y apaño de la parrilla que llevo. Me da pena deshacerme de ella.


En la tienda… me saca una parrilla que no tiene mala pinta la verdad, pero viene con el típico muelle para llevar cosas sujetas :-(. Le pregunto por si no tiene más, ya que el tío me la saca muy decidido. Y me saca una caja con un revoltijo de parrillas amontonadas. Me enseña dos o tres… y me recomiendo una que tiene muy buena pinta, con doble barra horizontal (que es algo que me gustaría poner en la nueva parrilla). Precío? 38€. Bueno esta bien. Me la quedo.
Me da que no me va a ayudar a ponerla… grgrgr.

Me pongo a ello… y veo que faltan piezas! Le pregunto a ver donde están, que solo tiene 4 tornillos y pienso que falta algo o no se montarla… y tras mirarlo, sí, falta una pieza. Se pone a rebuscar… y no la encuentra. No tiene la pieza. Le devuelvo la parrilla…

Ya puestos… cuanto costaba la que me ofrecía? 22,90€. ¿Y que tal es?
La monto en todas las bicis de renting… y no va mal. No es una gran parrilla… pero te aguantará!
Llevo mucho peso…
Ya, sí, eso es verdad… pero no debería de romperse! :-/.

Bueno, me la llevo!

Tras una hora montando tornillos y eso que mi cuadro tiene agujeros! (que descubrí gracias a un compañero del foro que vendía una bici igual a la mía!! jejeje, que ni lo sabía) pero ya que llevo abrazaderas a las vainas… mantengo el sistema de sujección junto con un enganche al freno, ya que no es fácil mantenerla horizontal baja y a la distancia justa para no dar con los pies.
Me da buenas sensaciones la parrilla. Así como el montaje. Muy sólido con tres puntos de apoyo en la parte superior. Abajo sujeta en los agujeros va mucho mejor que con las abrazaderas.

La pruebo de vuelta al albergue y metiéndome por alguna calle empinada de Cochem.
Bufff, que rigidez!!! que maravilla!!!
La verdad es que mi parrilla era una mierda, y tal como la llevaba más!

Contentísimo no tanto con la compra en sí, sino con la mejora realizada.

Habitación de 6 con baño y ducha propia, solo para mi!!
Relax, cocinar la cena… y dormir a las 22.30 ya estoy tronco.

Amanece nublado pero buena temperatura y suelo seco.

Tras unos cuantos meandros más y unos 90 kms llego a Trier.
Ciudad romana, con la puerta negra, la iglesia (que era también romana), y un coliseo, que chocan con la arquitectura local “medieval” de casas de madera, la catedral… Me gustó mucho.

Pese que aquí perdí a mi acompañante…

Culpa de unos municiplaes muy “ociosos” por poner multa a los biciclistas.
Me echaron la bronca por transitar por una calle peatonal (cuando transitava super despacito.. me baje rápidamente y pedí disculpas haciéndome un poco más el empanado de lo que quizá iba), quedó en eso… bufff, menos mal que sino son 50€.
Luego y tras ir andando un trozo, me paro en una fuente a hacer una foto de la plaza…

con la pendiente de la plaza, y el peso de las alforjas no podía soltar ambas manos para sacar la foto al muñecajo… por lo que me paso la bici entre las piernas, para sujetarla y continuo con el encuadre… cuando por la espalda me vuelven a recriminar los policías que NO ande en bici por la plaza.
Y yo, que?? Si no estoy andando en bici!!! Solo estoy haciendo una foto!, por favor. ¬¬
Ellos, con que me bajase de la bici, y yo con que no estaba montado, que solo estoy sujetando la bici, y que no he andando con la bici desde que me baje. No he dado un pedal no he metido el pie en la cala…

Me miran mal, pero parece que sin intención de multarme, me recuerdan que no ande en bici y que empuje la bici, y me baje de la bici. (serán idiotas). Me hacen “bajarme” de la bici, entre esto dejo la cámara y el muñeco sobre las alforjas…

Y con cabreo, paso de seguir “por allí” con el puto acoso de policía. Ya no sabía si me podía montar unas calles más allá… veía a gente en bici, pero no me valía, que seguro que me cazan a mi que soy más lento (y jugoso).

En algún momento de esos cuando cogí la cámara ya no estaba el muñeco (pero no me di cuenta hasta que llegué a Luxemburgo!!

 

Luxemburgo, en un alto, pequeño, fotificado, separado por un río, y un cortado en dos…
Me encuentro con el autobus de los shleck! y a Shleck! cundo salgo de la catedral (que está si que es pequeña… y para mi gusto cutre. Demasiado recargada y hortera.

Por cierto, en la carretera de acceso a Luxemburgo, la primera herradura!! tras 1200 kms.

De luxemburgo, voy a Saasburgo, pasando la frontera por Remich.

Por aquí ya no hay carriles bici… solo carreteras, pero tampoco me importa. Casi echaba de menos rodar por carretera!

Paso la noche en Saasburgo, ciudad un tanto decadente, y muy urbana. También en Hostel que se me ha hecho de noche, y además de cutre, es un terreno muy urbano y me da mal rollo… acampar por ahí.

Por la mañana veo la ciudad, y continuo por el río (ni idea de cual es).
En Serrguemines cojo un canal… que por lo que veo en un cartel kilómetros más tarde no solo remonta el río sino que ya (autónomo al río) se dirige a Niza!!

Me paso de largo un poco, pero bueno tampoco demasiado. Y la verdad que por el canal se va muy bien.

 

Ahora camino de Strasburgo. El primer puerto de entidad! 680 metros. Y la primera fuente subiendo el mismo!! Mmmm agua fresquita, como lo echaba de menos tras 1400 kms…

Primeros paisajes de montaña.

Y tras una larga bajada y un tramo de nacional, llego a Strasburgo.

Muy medieval, menos turístico que otras ciudades (aunque estuviese a tope de turistas).

La catedral roja… impone

Proximo destino Stuttgart

Con acampada en “Stuttgart 21”, el parque en frente de la estación de tren.
Que por lo visto quieren hacer la estación subterránea, y se quieren cargar el parque, y se han acampado en el parque durante un año para protestar por el despilfarro económico que ello significa, y el destrozo que van a generar…

Me vino muy bien “unirme” a ellos… Acampada en el centro de Stuttgart, gratis, acompañado… con buen ambiente…

Foto de por la mañana

De Stuttgart

La salida algo más complicada que en el resto de ciudades… consigo encontrar la dirección buena a huevo. Y tras bastante indecisión… a través de un sendero de tierra continuo por una ruta verde que me lleva en la buena dirección por mini valles y pueblos de encanto.

Tras bastantes kilómetros, los últimos ya por nacional y picando para arriba con un puertito con subida pero practicamente sin bajada (rollo meseta), me acerco a Ulm, próximo destino.

La entrada a Ulm, me costó un huevo. Y es que la general se convierte en autopista… y te expulsan de allí como bicicleta… a una serie de carreteras secundarias en donde no se indica Ulm… por lo que hice una suerte de bucles, hasta que logré encontrar ya en las proximidades de Ulm un carril bici que tome y me llevó hasta el centro de la ciudad. Pero estuve más de media hora dando vueltas entre las diversas denominaciones de Ulm… y más de 10 kms extra.

Ulm, con la catedral más alta del mundo, 161 metros!! No impresiona tanto como debería. 161 metros… son mucho. Pero se encuentra en medio de una plaza, con edificios separados… y al tener solo una aguja no da la sensación de infinita! pero vamos… es como un edificio de 50 plantas!!!

Igualmente es impresionante. Pensar en como co**** construirían eso en la edad media…

Tras estar un buen rato en la plaza, admirando la catedral y mirando mapas (en donde un alemán muy majo, también ciclista, junto a su novia), me recomendó alternativas a la ruta y un mejor acceso por “un puerto de verdad” a los alpes… Tomé buena nota. Y menudo puerto!! No me puedo quejar… duro fue un rato y muy chulo.

Me dijo que podía seguir unos 60 kms más que era terreno sencillo…

Bueno, no tanto, que el aire siempre sopla y tanto prado ya cansa un poco. Pero eso hice.

Esta noche toca acampada libre. Buen sitio, no? Ottobeuren.

Al día siguiente, nublado. Tras una serie de repechos y una carretera que siempre pica para arriba, me acerco a Fusen, por el interior, en busca del lago y de los alpes!

Que ganas de puertos, de montes, de praderas.

Tras una curva me encuentro a los alpes al fondo. De repente, sin montañas previas. Pura roca, nieve.

Lástima que estuviese el día con bruma.

Tras bordear el lago y “perderme” por carreteras entre pueblos y bosques de la zona tirolesa, encaro el primer puerto. Con rampas duras desde el comienzo. Con el 30×30 desde el primer metro de subida.

Dejo el valle glaciar por el que he ido remontando atrás.

Subida espectacular.

Bajada también de infarto, me da “vértigo” de todo lo que se baja… No me queda nada! Jejeje.

Tras llegar al valle, Imst, Landesck, y Pfunds otra ruta ciclable entre esta localidad e Insbruck está señalizada por carreteras secundarias y puentes de madera (La recorrería en 2013).

Llego muy tarde, casi de noche, y es que hoy me han salido 204 kms, y no muy llanos precisamente!

Para mañana Stelio y Gavia! Con el paso Resia para calentar. Me lo tomaré con calma.

El paso Resia es bastante tendido aunque algo más largo de lo que pensaba. La bajada larga puesto que no comienza hasta pasados 7 u 8 kms, bordeando un embalse y luego otro.

Tras esto… Stelvio. Casi tres horas apretando el culo y con dolor de piernas ya arriba.
Disfrutando de las herraduras, de las cascadas al comienzo, del bosque y del resto de herraduras que quedan hasta la cima.

Lástima de nubes que me impiden ver con claridad el valle.

Ya arriba la satisfacción en máxima. 2780 metros…

… y unos pocos más para hacer un mejor encuadre.

Me abrigo con todo que la bajada será fría. Vertiente norte… muchos kilómetros de bajada y nieve a mi alrededor.

Una foto de mi bici que cada día suma más muescas en su cuadro :-). Que feliz me hace!

Una panorámica

Bajada de infarto.
Cada vez más chula.

Tras Bormio, comienza Gavia, sin un metro de llano, remontando el valle… hasta Santa Caterina, pueblo volcado al ski. Donde comienzan las herraduras y lo duro del puerto.

Aquí me comenzará a llover… cada vez más fuerte. Por suerte no se acaba de meter la niebla y puedo ver bastante de la subida.

Ni un alma, casi ni moteros… y eso que es domingo.

En el alto… un descanso. Lago congelado… La bajada será dura.
Por suerte, por aquí todavía no se a puesto a llover y es que llevo a la nube conmigo.

a ver si hay suerte en la bajada…

Tras unos 3 kms, se me pone a llover otra vez y la carretera ya húmeda se moja de nuevo enseguida.

Es una bajada técnica, muy revirada y con tramos de mucha pendiente.
Se hace duro bajar, aunque por suerte no se pone a llover de verdad hasta casi abajo por lo que hasta entonces no me llego a mojar. Y no da tanta sensación de peligro tomar las curvas.

Eso sí, me dejo media zapata de freno.

En Puente de Legno, no veo ningún sitio, hostal o similar… por lo que sigo hasta que en Termú, me empieza a caer la monumental, y paro. No quiero seguir tiritando… ya vale por hoy.
Por suerte lo hago al lado de un “hotel”. Bastante cutre, pero no me quejo.

Al final me salió por 20€ habitación doble y con un cutre desayuno (y es que no tenían cocina en el hotel. Suerte que llevo el infiernillo y aunque no llevase mucha comida, pasta siempre hay!! jejeje).

Descanso, las cosas a secar. Aprovecho para limpiar las ruedas y los frenos, ajustar la parrilla por si acaso…

Y veo en el mapa que el Mortirolo “vuelve” a estar de paso!! Mmmm… pensaba ir por Aprica (pero porque quería haber acampado por el lago). Mañana quizá me meta por el Mortirolo. jeje

Amanece tristón el día pero me levanto con ánimo.
Unas gotas, me bajan la moral enseguida, pero ver indicado el passo Mortirolo me hace recuperar el entusiasmo!

Y pese al temor inicial, por esta vertiente no es tan fiera esta subida. Eso sí, el último kilómetro endurece, buff.

Pese a todo… esta hecho!!

Bajada durísima para los frenos. No me huibese gustado subir por aquí con alforjas.

Tramos mojados, un rato con niebla cerrada y agua… trabajadores desbrozando la cuneta…

Y Tirano.

Aquí comienza y sin contemplaciones, Paso Bernina.
Nada más subir paso fronterizo con Suiza, con la aduana.

Bufff que duro. Y ya racionando la comida. Se me pasó parar en Tirano… “era pronto” ya habrá algún super más arriba y “ahorro peso”… grgrgr.

En la subida, el tren que sube paralelo da un bucle de 360 grados para afrontar la pendiente. Es original verlo pasar.

Me alegro de llegar al lago, un merecido descanso que me recibe con truenos… y es que el día se ha vuelto a cerrar. Miro para atrás y la cosa pinta muy fea.

Es mediodía y por aquí tienen un horario algo diferente. Todo cerrado de 12 a 14.

Así que sigo subiendo bajo la lluvia cada vez más cerrada. Cada vez más fuerte. Música y chubasquero abierto.

Me intento hacer fuerte puesto que no se muy bien en donde me estoy metiendo. Pienso que parar no es una buena opción. Estoy ya mojado. Confío en que mejore el tiempo, en que quizá la nube no pueda pasar la montaña. Tengo esa esperanza que me empuja a seguir pese a que a ratos no vea a más de 100 metros y el día si haya vuelto noche.

El puerto se me hace bastante más largo de lo que pensaba y las fuerzas empiezan a flaquear.

A ratos, ya casi arriba, empiezo a ver trozas de carretera. Estoy esperanzado con que quedará poco, pero siempre hay más. La carretera continua y todavía hay muchos pinos como para que los 2330 metros del puerto Bernina estén cerca.
Tras un descansillo, se empieza a intuir por donde va la carretera al igual que por donde está la nueva cota de nieve. La montaña se torna blanca. Espero que esa cota esté por encima de los 2330 metros…

Tras 4 ó 5 kms más… y ya con algún claro, llego arriba. A escasos 300 metros de coronar, para de caer aguanieve…y me pega un tímido rayo de sol en la cara… me dan ganas de llorar. Se me juntan muchos sentimientos, pero la mezcla es bonita. Rabia, satisfacción, soledad, autosuficiencia, fuerza, vacío, valor, esperanza…

Bueno, foto de rigor con la cota de nieve a mis espaldas casi a mi altura.

Que no me intimide la lluvia!
Me tomo mi tiempo para bajar…

Y al de pocos kilómetros la carretera seca y el cielo se descubre. La bajada es bastante tendida y casi no tiene curvas.

Veo un glaciar el fondo de un valle… y en nada estoy en St Moritz, donde ahora sí paro en un super a por provisiones!

No es el mejor sitio para parar, es todo hiper-caro. Aunque hasta que no pago no descubro a cuanto está el franco suizo… así que tampoco me duele tanto (pagar con tarjeta, es lo que tiene), que 38€ por una compra de 4 plátanos, huevos, surtido de galletas, botella de leche, de zumo, algún chocolate y algo de carne, una ensalada prefabricada… no duela tanto. Aunque con el hambre que tengo, lo pago con relativo gusto.

Bueno valles de ensueño y carteles de prohibida la acampada…

Me hacen continuar, aunque lo haga despacito, disfrutando del paisaje, de los colosos que tengo a mi alrededor…

Y Passo Maloja sin prácticamente subir un metro.

No se aprecia la carretera, ni el desnivel que no es tan poco como parece…

Vamos con una panorámica.

Y buaaaa… que chulo!!!


La carretera que baja haciendo enormes eses por la pradera!

y continua por el valle…

Pregunto en un camping 10€ la noche. No está mal.

Si el Bernina me pareció duro, el Spluga, aún más.
También comienza con una serie de herraduras remontando el valle por la vía rápida por una serie de pueblos escalonados.

La cosa es seria y en pocos kilómetros se gana altura, aunque se continue por el valle, hasta que la carretera deja el valle y gana altura ahora de verdad, con vistas de las montañas, cada vez más próximas, y praderas llenas de flores y de Dientes de León.

Es un puerto muy tranquilo. Más por estas alturas en donde prácticamente no pasa un coche.

 

Me entretengo echando fotos…

El tramo final es más llevadero, y es que tiene un pantano a escasos 3 kms de coronar que te dan un respiro.

Passo Spluga o Splugennpass


Preciosa bajada, carretera estrecha, en muy buen estado… la bici se lanza.

Un poco de valle… para afrontar el San Bernardino, que por esta vertiente es relativamente pequeño y no muy duro. Aunque también hay que subir (unos 100 metros menos que los que he bajado del Spluga).

Nueva bajada interminable… y un rato de rodar por el valle en busca de Airolo y San Gottardo.

Me sorprende la lluvia una vez más y eso que ya andaba mirando camping… me quería tomar la tarde de relax…

Por medio confusión buscando el camping, me encuentro una caseta de pastor (un almacén de leche o algo así). Se pone a llover y aprovechando que estoy seco… y que allí hay un sofá. Allí me quedo.

Es pronto, miro planos… mañana si ando pronto subiré San Gottardo y Furkapass. Y por la Tarde, me da tiempo a subir a ver el Alesch. Espero que haga bueno. Si no me da tiempo, justo en el pueblo que se coge el teleférico hay un albergue, así que me quedo esa noche y al día siguiente subo a ver el glaciar y por la tarde voy hasta Laussane, donde vive un amigo de cuando estudié en Zaragoza que hace un montón de años que no veo… y al que ya le avisé que pasaría.
Me duermo pronto. Tras hablar con el pastor que “me sorprende” cocinándome unos huevos fritos que más bien son a la plancha. Que ricos que están!!  Muy majo el tío por cierto, no le parece mal, ni nada que me quede allí, se hace de noche.

Me levanto pronto, a las 5 de la mañana. Esta vez no tengo que recoger nada ni vestirme… Solo recoger las alforjas y la toalla que usé para cubrirme. Suelo mojado día cubierto, pero ya hay luz y no llueve.

A ver si hay suerte. Quiero ver el Aletsch.

Tras continuar la ascensión paso Airolo, comienza lo bueno.

En 3 kilómetros la via Trémola y el empedrado (12 kms). No pasará ningún coche, ni moto, ni ciclista…

Es bonito e “histórico” puesto que es un puerto de la época de Napoleón. El trazado es espectacular. Pero el culo con tanto bote se resiente al igual que las piernas que tienen que hacer más esfuerzo.

Se ha hecho duro…

Bajada rápida con un tramo de empedrado. Nada más salir al valle la carretera pica para arriba y el paso Furka se ve al fondo entre las nubes que vuelven a amenazar.

Voy hacia ellas y a nada de comenzar a subir se pone a llover.

Hasta arriba lloviendo. Un coche francés me anima calurosamente. Gracias! La verdad es que sus ánimos dan fuerza, más en estas condiciones.

Corono antes de lo que pensaba y todo! El final me resulta bastante más tendido ( y no solo por el último kilómetro llano).

La cosa está muy chunga y mis ojos creo que lo dicen todo.
Bajada en agua… primeras curvas un poco mal… pero vuelvo a tener suerte y salgo de la nube y de la lluvia!

Encima me brinda está magnífica vista.

En una herradura la carretera se asoma a lo que en su día fue un glaciar y hoy solo es un rastro en la roca.

Si te asomas por un caminillo se ve el resto del glaciar… y de o que en algún día fue.

Las vistas del cortado desde aquí son impresionantes! Aunque en la foto no se aprecie la inmensidad del valle.

Continuo bajando esperanzado en que se mantenga el día estable y se disipen las nubes…
Pero cada vez está más negro y veo enfrente de mi la lluvia.

Me vuelve a llover cuando aún no estaba ni seco. Solo fue un espejismo que me libró de bajar en agua.

La cosa está fea… y no tiene pinta de mejorar. Es relativamente pronto. Así que me sigo hasta Fiesch. Y desde allí hasta Sion, y desde allí hasta Laussane ya en tren regional.

En Laussane, me quedaré esa noche y un día más de descanso que aprovecho para descansar y ver la ciudad por la tarde con mi amigo Juan.

 

Próximamente, lo que queda de crónica, Laussane, Mónaco-Niza. A través de la Route de Les Grandes Alpes.

 

Continuo ruta, por la orilla del lago Léman. Es grande el joío.
Por lo menos hace buen tiempo brilla el sol y aunque las previsiones son de agua para la tarde noche… ya veremos. A disfrutar del sol y el calorcito que ello conlleva.

En poco más de 2 horas estoy en Ginebra.

No me entretengo mucho y continuo hacia Annemasse con unas cuantas monedas suizas que no cambiaré.

Voy hasta Marignier en busca de La Colombiere por un valle cada vez más rodeado de montañas remontando un río.

Comienza la Route de les Grandes Alpes

La Colombiere empieza con rampas no muy duras pero un francés que me ayuda a encontrar la subida (y me da un rodeo por el pueblo, para evitar peores carreteras), me advierte que los últimos dos kilómetros… son muy duros. Le digo que llevo un 30… me dice que con eso sin problemas. También le digo que llevo mucho peso. Jejeje.

Estará complicado y se me hará duro ese tramo que además creo que son algo más de 2 kms.

 

10 y 11% de media, en esos últimos kilómetros hacen que el buen ritmo que llevase hasta entonces se pagase un poco… sabiendo que era tan duro se me hubiese hecho más ameno. jeje.

En el tramo duro no me paré a hacer fotos… bastante tenía con hacer eses y no mirar demasiado lo que me quedaba, ni la velocidad a la que iba. Solo la carretera, las montañas y el valle a mi izquierda (y como me pasaban ciclistas… ay! si fuese sin alforjas!! jajaja).

Pero así tiene más mérito coronar! :-P.

La bajada larga y entretenida.

Para afrontar el Col de Aravis. Que tras unos kilómetros tendidos, para recuperar las piernas, vuelve la subida, pero esta vez y tras la Colombiere, me parecen un flete!
Al final algo más largo de lo que parece pero poca cosa igualmente. Mola hacer este tipo de puertos después de los interminables puertos alpinos que hasta ahora me han tocado.

Además, por aquí hay señales de que pasará (al día siguiente), la Dauphine! Creo que estoy haciendo parcialmente el recorrido de la misma! Desde que salí de Assamenasse llevo viendo cartelitos por todos lados.

Coronando Col de Aravis.

Tras una bajada pronunciada y en donde acabo adelantando a un grupo de coches (que los muy idiotas ni se dejan adelantar, porque iban a la caza del primero, una furgonetilla… imposible de adelantar con coche en ese trazado tan revirado. Me la jugué con la bici, pero bueno, también me gusta bajar! jeje), Saisies, que desde abajo empieza más duro que Aravis y por los cartelitos… dará guerra! Muchos kilómetros de ascensión.

Al final se me hizo un poco largo y ya se comenzaban a ver las primeras nubes amenazantes.

Arriba parecía de noche y todavía era relativamente pronto. La sensación de frío era considerable.

En Beaufort, me quedo. Esta vez en un camping municipal ya que pensaba hacer acampada libre, pero coincidió que vi el camping… y en vez de continuar allí me quedo. Nada más entrar empiezan las primeras gotas. Monto la tienda bajo un árbol y todavía con suelo seco, que poco duraría.

Marcho pronto a por el Roseland!

Con el suelo muy mojado, todavía cae un poco de agua… pero poca cosa. Me he preparado para lo peor, aunque pronto para y arriba aclara la cosa. No veo un mar de nubes… que hubiese estado bien ya que siempre me mojo como un tonto… pero bueno.

A la altura del lago ya está medianamente despejado y suelo relativamente seco. Hasta arriba no queda ya mucho y se me hace más ameno que el tramo revirado entre el bosque de la parte baja.

Nueva bajada rapidísima, llego a 76 kms/h. En casi todas las bajadas estoy llegando a pasar de 70 kms/h, aunque recordar que llevo las ruedas bajas de presión y el culo muy gordo me da cierto respeto y me hace ser algo más prudente.

La parte baja revirada, llena de caca de vaca…
Me vuelve a dar “vertigo” la cantidad de metros que estoy bajando y lo rápido que se hace. Esto va a costar subir que el siguiente es Iserán. Uno de los más altos!

Casi sin comida, soy así de listo, que “ya pararé en el siguiente pueblo” y me vuelvo a quedar sin supermercado. Tocará racionar la comida y parar a comer durante la subida que 48 kms subiendo… son muchas horas.

Tras pasar la presa, y el lago en cierta bajada, continua la carretera por unos túneles camino de Val de Iser donde tampoco habrá nada abierto.

El puerto es bastante tendido, al 5 y pico 6%. Porcentajes odiados, puesto que sigo yendo con todo el desarrollo que tengo a la misma velocidad que si fuese algo más duro y avanzo poco. Claro que con algo menos de esfuerzo… pero prefiero subir más!! jeje

12 kms por encima de 2000 metros…

Y marmotas por los prados…

Tras los últimos 3 kms que se me hacen duros, más psicológicamente que parecen “llanos” y no lo son, para nada. 7-8% y hasta uno al 10% (creo que estaba mal marcado), donde me tengo que parar un par de veces. La fatiga, la altitud y el recionar comida me pasan factura. A dos kms me como la media tableta de chocolate que me quedaba… ya no hay más.

La bajada es larga y con viento de cara.

Aunque voy con hambre no me resta parar para hacer fotos y seguir disfrutando de otro valle magnífico!

Que se irá abriendo y convirtiendo en otro valle, aún más abajo.

Como mola… tanto desde arriba como desde abajo. Hay montañas por todos lados!!!

Tras llanear un rato y pasar por pueblos sin nada abierto. Encuentro un super!!
Me abastezco de casi todo. Huevos, carne, embutidos, patatas fritas, galletas varias, peras, plátanos…
Al salir miro la hora las 18.55, y cierran a las 19!
Pero no solo eso… era sábado!!! Y mañana todo cerrado. Bufff.
Menos mal que he hecho compra de más (por tener hambre, jejeje), pero no me he dado cuenta de eso… buf. Creo que volveré a andar justo de comida, pero bueno.

Continuo por el valle, viendo desde la carretera unos cuantos Fort…

Con el viento de cara se hace duro pese a que sea bajada. Apenas llego a 20 kms/h. Desespera.

Llego a Modane (que pensaba que desde allí comenzaba el telegraph), y miro a ver que hay para pasar la noche. Un camping! Son las 8.00! Allá voy, aunque esta vez me encuentro la recepción abierta. Habrá que ser civilizado.
Pregunto por cuanto vale la noche… y la francesa, que no tiene ni zorra de ingles, me insiste en que rellene la ficha, cuando la relleno me escribe por detrás 16€ y 33cts de iva. Será una broma? Le digo.
Muy caro, no? Solo una noche. Solo yo y mi tienda…

La tía se mosquea. Llama a un empleado para que hable con el, le explico que es caro. Que a ver donde hay un gite de etape, en dirección al Galibier, a cuanto está o si hay otros campings. El tío se chana un poco y me dice que cuanto esperaba pagar… Y yo… pues estoy yendo a Hostels por 18€ con desayuno y duermo en una cama… no voy a pagar 16€ por dormir en el suelo, bajo la lluvia y montando la tienda…
El ya… cuanto querías pagar? y yo… mmmm 5€
Buff… se lo piensa el tío… vale, 7€??

Me hago el resentido y acepto! jaja. Es el primer camping que pago, todo hay que decirlo.

Aunque ciertamente en este había actividad, gente, el tio este dando vueltas hasta muy de noche…

Al tío, tampoco le pareció del todo mal que le regatease, me pregutno de donde era. De España. Y se río. Contador! Jajaja. Como sois los españoles… y estuvimos hablando un rato.

En la tienda hecho cuentas… y creo que en vez de tres días, en 2 estoy en Niza! bueno, ya se verá. A ver como amanece. Además esta noche dormiré un par de horas más. Cuando me despierte.

El Telegraph y el Galibier de primer plato, por la mañana.
Comienzo hasta el Telegraph subiendo con una pareja de alforjeros alemanes de charleta. Aunque no iban para mucha cháchara. Arriba espero a que llegue ella, y me despido.

Sigo con buen ritmo, incluso adelantando y cogiendo la rueda de algún que otro ciclista hasta los últimos kilómetros que no solo se me hacen más duros, sino que lo son. Esa diferencia con el lastre que llevo se nota, y mucho.

Aunque a mi ritmo y haciendo eses, poco a poco me acerco a la cima.
Con el descansillo del Telegraph, se hace bastante ameno.

Unas fotillos de tipo este que te las vende… (o no como en mi caso).
Son una mierda, pero se me ve más o menos bien y son las únicas que tengo mias sobre la burra, y tan contento! jeje.

 

Ya en la cima. Me ha costado, claro. Pero se me ha hecho “corto” para la altura y desnivel ascendidos.

Un bocata con pan bimbo que es lo único que quedaba en el super… y a disfrutar de las vistas ahora del otro lado del Galibier.

Magníficas!! bufff.

Y tras de mi… el valle por el que bajaré, camino del Izoard.

Me acuerdo de Rocío que por aquí también paso en su día… al igual que por el Stelvio!

Una panorámica… que haría falta ponerla en una pantalla bien grande para poderla contemplar en su “verdadera magnitud”…

A media bajada…

Y un poco más abajo…

Ahora en versión panorámica…

En el valle… siempre picando para abajo pero dando pedales, con el aire de cara, molesto, se hace duro. Además hace calor.

Carteles anunciando que por allí pasará el Tour 2011…
y gente haciendose fotos con ellos :-O

Nada más comenzar Izoard, me encuentro con dos Suizos, que me pasan como motos!
Buff, que ritmo llevan…

Van con alforjas, pero no tanto peso. Salieron el día anterior, y llevan también tralla. Se han subido el Galibier, y hoy subirán Izoard y Vars (como yo! ). Aunque no saben donde dormirán… (yo tampoco pero con mi tienda en algún lado).

Voy con ellos un rato aunque me van apretando cosa fina. Es un ritmo que puedo llevar pero me obliga a quemar demasiado. No me gusta.
Aunque lo que no entiendo es que ellos también van justos. Como yo o más. Casi no pueden hablar y van gimiendo como…
Bueno, que me paré en una fuente a por agua. No llené la Camel para no hacerles esperar. Parecía que aflojaron para esperarme… pero aunque aprete, durante dos o tres kilómetros los llevaba como a 100 metros y no conseguía recortarles la distancia. Poco a poco se empezaron a marchar, y dije basta. A mi ritmo y ha hacer fotos… Que no necesito compañía para ir puteado.

Con la “chorrada”, y que este puerto es “más corto” se me hizo la subida en un voleo.

Para cuando me di cuenta ya estaba arriba.
Y es que no hay mal que por bien no venga. Ni esfuerzo sin recompensa.

La bajada por el otro lado… muy muy chula. Además algo más dura a ojo.

Vamos con otra panorámica…

Terreno lunar y pedregales que se comen los pinos… bonitos contrastes de roca, y pinares.

Una bajada rápida… un rato de serpenear por un desfiladero, que se convertira en una carretera colgada, en obras, estrecha, con túneles, encaramada en lo alto de la roca, a media altura a muchos metros sobre el río… con viento de cara, pero espectaculares vistas.

Hasta el comienzo del Coll de Vars. Continua la Route de les Grandes Alpes.
Y nada más comenzar me vuelven a pasar los Suizos! Hombre!! Jajaja
Bueno, esta vez, hasta luego, ya nos veremos mañana!! En la Bonette, o en Niza.

Les sigo un poco en la distancia, que siempre es bueno tener una referencia, una motivación para luchar contra las rampas, o contra el aire.

(otra cosa que no entiendo que iban a saco, pero no se daban rueda, ni hablaban mucho entre ellos… ).

Yo a lo mio.

La subida, con un gran descansillo en la mitad. Se me hace larga. Aunque esta vez, no tanto por que lo sea, sino porque ya llevo mucho acumulado en las piernas. Además vuelvo a tener que racionar comida. A ver si en el siguiente pueblo hay comida… que es un pueblo grande y he visto anunciado que hay un super!

Tras tres kilómetros más llego a la estación invernal, donde todo se encuentra cerrado, bares, restaurantes tiendas… y super!!

Pero si son las 18.45!! He subido “a bloque” estos últimos kilómetros, para llegar antes de las 19… y ahora está cerrado?? menuda estafa!! grgrgr

Bueno habrá que seguir… con unas patatas fritas que me quedaban…

Hasta la cima ya, no queda nada.

Cuando corono me doy cuenta de que hoy, también es domingo!! Noooo.
Bueno. Mañana habrá que comprar comida. Esta noche, tocará de nuevo pasta. jajaja.

EL descenso de Vars, acojona! Como se lanza la bici (y encima tiene rajas el asflato y alguna piedra, que la vuelven “más técnica”. Hay amenaza de lluvia, las nubes negras pasan ante mi. Aunque finalmente no lloverá.

Llego hasta Jausiers. Aunque anteiormente he visto varias bajadas al rio “interesantes” como es bastante tarde… me hubiese gustado acampar “en alto”. Pero no voy a llegar a la mitad de La Bonette… y en Vars hacía bastante aire, y no me gusta empezar bajando. Así que reculo un par de kilómetros, y allí me quedo, al lado del río (y de la carretera), entre arbolado.

El río no está como para un baño (lo intenté), pero bufff que fría!
Me lavé las piernas… y la cara. El resto, limpieza en seco.

Pensaba que hasta Niza me quedaban 200 kms o así, pero en un cartel pone 140! Esto está hecho.

La Bonette, me lo tomo con calma. No me quiero quemar. Además solo me quedan 4 galletas, y media tableta de crunch (lo único que me quedaba y que me abstuve de cenar anoche). Tampoco he desayunado, y tengo por delante casi más de 1600 metros de desnivel en 24 kms (como poco) de subida. Me he levantado pronto, y al no desayunar he acabado bastante antes.

Poco a poco, con todo metido desde abajo… voy entrando en calor y viendo como los rayos de sol comienzan a iluminar las montañas.

Aunque el sol tardará en darme a mi.

2000 metros y aún 11 kms por delante.

La carretera remonta un río, con cascadas, con ibones (con gente haciendo acampada libre!! y son las 9.30, ya!! ). Muchas marmotas… nieve en los picos… y el valle que conforme se va ascendiendo se va haciendo más grande.

Se hace duro, se hace largo…

Aunque cada vez queda menos, y los ánimos de los pocos coches que pasan ayudan. Al fondo me parece ver ya casi en la cima, que vienen los dos suizos. Jeje

La cima llega tras un llano, y “la falsa cima”, la cima de “puerto de paso”, más alta de europa… cerrada por la nieve. Por ambos lados.

Menuda estafa!
Y que mal sabor de boca…

Más alto el Stelvio, y el Gavia…

Por lo menos las vistas no son malas.

Que contento estoy con la bici… ya veo que esto se acaba, que lo que queda es descenso.

De un poco más abajo las las vistas son más fotogénicas (me entran en el encuadre, jejeje).

Bajada larga, y entretenida, con herraduras y revirada, pero bastante sencilla, y con buen piso. Eso sí con Marmotas suicidas!! Que hijaputas. Putos felpudos rollizos… me cagué en un par de ellas que se cruzaron (y dudaron de cruzar), mientras bajaba. Clave frenos, pero me las podía haber comido igual. Por suerte con las alforjas también se tiene más tracción. Y como mis frenos son una mierda… se puede apretar todo lo que se quiera el freno, que como antes de que te derrape de atrás yo creo que parte el cable! jajaja.

Bueno anécdotas a parte.

En el primer pueblo como, con hambre de verdad, y algo de necesidad. Me dejo más comida para el resto de camino e ir comiendo en marcha…

Tras rodar y rodar, por valle, pueblos y carriles bici varios.
Llego por fin a St Laurent du var, me he pasado un poco de Niza… pero es que por aquí las carreteras comienzan a se un caos y autovías.

Bordeando el aeropuerto, salgo a la playa de Niza, y veo el mediterráneo!


Dos mares unidos, más de 3000 kms de ruta… y el comienzo del fin.

Me entra una calma extraña. No estoy contento, ni eufórico. Estoy tranquilo, y relajado… (algo parecido me pasó cuando atravesé los pirineos pero no en tanta medida).

Bordeo la costa, miro billetes de vuelta (menudo caos de gentio en la estación y que bordes y lerdos son los franceses… ). Busco el Hostel donde haré noche… Se que está en un alto.
Y toca subir.

Pero las vistas desde el mismo son una pasada!

Reservo la cama. Y como estaba bastante liado el de recepción. Continuo con todo hasta Mónaco (la playa para mañana).

Voy por la general, bastante tráfico y un poco desagradable. Pero por lo menos las vistas son bonitas, y una vez coronado un puertillo que hay, es todo bajada hasta Montecarlo.

Me cuesta encontrar el circuito, digo, el Gran Casino.

Una vez allí doy tres vueltas al circuito de F1… una de reconocimiento, otra haciendo fotos, y otra cronómetro en mano! jajaja.

6.55 casi como un F1, que lo hace en 1.15 aprox

Unas fotillos del circuito… o de Monaco.

Línea de salida…

La vuelta se hace un poco dura, tras el calentón y las empinadas calles de Montecarlo.

Aunque bueno, ya con gusto y poco a poco, me dejo caer al Hostel. Ducha, copiosa cena… y a disfrutar de las vistas de Niza desde la terraza!!!

Que buena noche.

Pues esto es todo.
Espero que os haya gustado.

Unas fotos de Niza centro..


 

Y tras 11 horas de tren… dos horas de espera en hendaya al bus, y casi 2 horas de bus llego a Bilbao.

me dejo 140€ en el tren y 18€ en el bus!! (8€ por el billete y 10€ por la bici, menuda vergüenza! Por lo menos llevo un montón de trastos… jeje).

PD: Presupuesto final aprox, incluyendo transportes de ida y vuelta 620€. No llega a 30€/día. Creo que no está nada mal. Contando algún imprevisto, como la rotura de la parrilla, y algún tren como el de Bonn-Koblenza, y Sion-Laussane.

Un saludo.